“Ya no te amo”

Nunca había recibido esa frase. Era la primera vez que escuchaba algo así. La verdad es que no supo ni cómo reaccionar, ni qué decir, ni qué hacer.

Qué complicado es el amor, aunque ahora no sé si es más complicado el desamor.

Aunque no era algo que no esperara, era algo que la otra también sentía, en el fondo y con algo de negación de por medio. Algo que no sabía cómo decirlo, pues ilusamente no quería lastimar al otro, cosa que para el otro fue sencillo.

¿Acaso pensó cuando escupió esas palabras? ¿Acaso se detuvo a meditar las consecuencias? ¿Acaso previno la reacción de la otra persona? O quizá sólo fue por egoísmo que actuó, sí, así fue siempre. Pensar en el otro y nada más.

Lo más extraño e ilógico es cómo después de esa frase tan desgarradora siguen viviendo juntos. Siguen compartiendo el mismo espacio y hasta la misma cama.

¿Dónde quedó la dignidad de la otra persona? Se perdió entre los cientos de zapatos o entre las miles de prendas que siempre adornaron su “hogar”.

Ahora qué queda. ¿Seguir rogando y mendigando amor o luchar por recuperar todos los años perdidos y volver a empezar?

Sólo que si busca empezar deberá ser para no mirar ni dar marcha atrás.

Anuncios

Acerca de Dalila Andriano

Periodista, deportista, clinomaniaca y ahora toda una #SeñoraDeLaCasa.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s