Decepción

Decepción de ti, de mí, de no poder hacer las cosas. De sentirse frustrado cuando lo que quieres es estar y ser feliz, aunque esto dure poco.

Decepción de no poder hacer las cosas bien, de intentar y no lograr tus objetivos, de verlos frustrados y no poder sacar ni un grito.

Decepción de haber hecho todo por obtener algo y al final quedarse con nada.

Decepción de no poderte gritar, de no poderte contar, de no poderlo sacar, de no saber si me quieres escuchar o si te importará.

Decepción de estar solo sin poder llorar, solo sin poder reír, solo sin poder juzgar, solo sin poder estar completamente solo.

Decepción de no saber qué pasó, qué pasará y si lo lograrás, si lo lograré.

Decepción de mí finalmente y es la peor, decepción de no saber si se quiere continuar, rendirse o acabar.

Decepción, estúpida decepción.

Anuncios

Acerca de Dalila Andriano

Periodista, deportista, clinomaniaca y ahora toda una #SeñoraDeLaCasa.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s