Tiempo 

Ella escuchó por primera vez la frase “necesito tiempo”.

Ella no creía en esto, pensaba que era una forma de prolongar lo inevitable (terminar) y/o salir con otras personas un rato porque ambos ya estaban cansados.

Ella no entendía lo que pasaba, creía que había sido una pelea más, ¿si ya habían superado tantas, por qué ahora esto?

Ella recordó el patrón que él tenía. Cada cierto tiempo él quería alejarse, salir corriendo, quizá por miedo al compromiso o era tan individualista que quería ser “libre” para “hacer sus cosas”, lo que sea que esto signifique.

Entonces entendió por donde iba, él otra vez quería hacer cosas que a ella le molestaban y sentirse libre de culpa porque esto pasaría en el “tiempo”.

Ella terminó aceptando (¿qué magnánima no?, pues no) ella lo amaba con todo lo que podía así que decidió hacerlo, pero esta seria la última vez, ya no podía seguir cayendo en su juego.

Ella sufrió la primera noche, pues no estaba acostumbrada a dormir sola, ella siempre duerme como tronco, esta vez dio vueltas en la cama, tenía frío, calor, pero al final se dio cuenta que lo que quería en esa noche de lluvia, era a él.

Algunas veces no recordamos lo que es dormir con alguien, claro llega la maldita costumbre, pero me permito decir que es delicioso tener otro cuerpo cerca, poder acariciarlo o solo apreciarlo por la noche.

Así pasaron los días. Quedaron de verse para tomar su primera “terapia de pareja” (pero esta será otra historia) ella lo observó, pero no quiso acercarse hasta entrar.

Al terminar la sesión tomaron una decisión o quizá él la tomó por los dos y ella lo aceptó, su sentencia fue: “o me das más tiempo o terminamos”.

La historia termina o empieza con que ellos se tomaron más tiempo. Él se alejó, ahora vive tranquilo y feliz, se llevó todo, hasta el corazón y tranquilidad de ella. Ella sigue con su vida pues de esto nadie muere.

Es imposible decir que esto no le duele. Esto la mata por dentro, ni los que hemos pasado algo similar podemos sentir lo mismo, es único el dolor de cada persona.

Pero… Así como el tiempo le va a servir a él, a ella le puede ayudar para olvidarlo. Ella sigue su vida, esta saliendo con más personas, está haciendo nuevos amigos y quizá por ahí se cuele un nuevo o viejo amor.

Decía Miguel de Cervantes, “confía en el tiempo, que suele dar dulces salidas a muchas amargas dificultades”.

Anuncios

Acerca de Dalila Andriano

Periodista, deportista, clinomaniaca y ahora toda una #SeñoraDeLaCasa.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s