El Gran Pez volvió 

Días antes descubrió que algo se le descompuso, para variar, sino es el refrigerador, son los videojuegos. 

Pensó qué hacer. Ella tenía a alguien que le arreglaba todo (celular, computadora, tableta, internet y ahora hasta trabajaba para su familia y hacia lo mismo). Así que pensó que también podría arreglar esto. 

Le llamó, pero desde que le “rompió el corazón”, éste se hacía el interesante, el ocupado, el indiferente. No le importó y lo intentó. Si en algo no fallaba era en arreglarle todo, pues aunque las últimas veces no lo vio porque él mandó a sus trabajadores, aún así cumplió. 

Cuando él respondió le aseguró que iría a recoger por la noche sus cosas para revisarlas. 

Ella le reclamó porque además de ser la persona más impuntual que conoce, siempre la dejaba plantada, así que no le dio tanta importancia.

Ella hizo su rutina del día sin importarle más, por la noche quería cenar con su madre. Después de dos horas de regaño aún tenía cosas que hacer, así que se fue para continuar. 

A dos cuadras de llegar a casa le llamó para reclamarle (como siempre) que la había plantado de nuevo. Él le dijo “estoy recogiendo mi auto ya voy para allá”. ¡Wow, la calló!  

Ella estaba muerta de cansancio, pero aceptó porque era un hombre muy ocupado. Nunca pensó más, pues hasta lo evitaba cuando sabía que estaba con su familia. 

Llegó a casa. Dos minutos después él también y con la promesa de invitarla a cenar por todas las que le debía. 

Estaba cansada así que le dijo que mejor le invitaba algo en su casa, subieron y comenzaron a platicar. Ella le ofreció de todo, ojalá no hubiera abierto el vino que una hora antes su madre le había dado pues ahí todo comenzó, el Gran Pez volvió. Ese hombre tierno, del que ella se enamoró aquella vez y cambió por su ex (por qué todas las mujeres hacen esto). 

La platica inició, él la cuestionó sobre su vida amorosa y las últimas fotografías en sus redes sociales. Ella aclaró que no tenía una pareja formal, pero no le dijo que había alguien que le estaba empezando a gustar más de lo normal. 

Ella inocentemente siguió. Él afirmó que sus redes sociales ahuyentaban a posibles candidatos. Ella rió. No había nadie (el muro que empezó hace mucho ya estaba bien cimentado). 

No creyó que él otra vez quisiera algo con ella. Nunca le pasó por la cabeza. Así que hablaron de todo, trabajo, familia, amor y más. 

Él ya no se contuvo y empezó a echarle en cara que hasta sus hermanitos lo ignoraban y no lo saludaban. Él se había enamorado hace tiempo de ella, ella también pero nunca supo qué estatus tenían. O quizá ella nunca quiso ponerle nombre por miedo. 

Él se enojó “para mí fuiste mi novia”, pero para ti nada. ¡Ouch! Sí había significado algo y mucho, pues era el único “examor” que ella seguía frecuentando.

Aunque también ella esperaba que un día le preguntara “¿quieres ser mi novia?”.

¡Qué cursi! Sí, a veces así es y ni ella misma lo entiende. 

La conversación siguió, él se le acercó, el vino se acabó. 

Ella siempre quiso “volver” con él después de dejarlo y sino al menos volver a sentir su cuerpo. Esta vez después de tanto ella se lo confesó. 

Él cambió, la noche llegó, lo que ella había deseado en realidad estaba pasando. Él quería y lo hacía como siempre ella se lo reclamó.

Terminó en que se le olvidó darle lo que iba a recoger. 

Fue una noche y madrugada extraña que siguió por la mañana.

Él prometió pasar otra vez por la noche para ahora sí revisar lo que un día antes les valió. 

Ella sé conmocionó. Dos días seguidos, algo estaba pasando y esta noche lo tendría que averiguar. 

Anuncios

Acerca de Dalila Andriano

Periodista, deportista, clinomaniaca y ahora toda una #SeñoraDeLaCasa.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s