Defender lo indefendible

Ella se enamoró alguna vez perdidamente de alguien, creyó que serían una familia, ya tenían parte de los integrantes así que era fácil, pero hubo un problema, su familia.

Tiempo después todo terminó, a ella le costó mucho dinero, mucha terapia, muchas lágrimas, muchas cervezas y muchos mezcales, sí así mucho de todo, al final creyó que esto no volvería a pasar y no sobre enamorarse sino con encontrarse a una familia que se metiera en las relaciones, aunque ahora todo parece más común.

Esta vez eran más integrantes, aunque diferentes, igual de inmaduro el caso.

Ella, conocida por mandar todo al diablo y salir corriendo cuando algo no salía bien, decidió esperar, pero a quién o para qué, acaso una persona vale tanto la pena.

En terapia de pareja le dijeron “hay cinco factores que destruyen a la pareja, uno de ellos es la familia”, quizá ella pensó que hay más, pero ya sabía que uno muy importante sí era ese.

Su madre alguna vez le dijo “cuando te casas, te casas también con la familia”, ella había olvidado esto, pero si la relación no valía tanto (porque él se lo dejó ver), para qué arriesgarse, para qué aceptar a gente hipócrita (y muy infantil e irrespetuosa), para qué soportar tanto por alguien que (se repite el patrón) pone primero su familia (y ella ya sabe que no es parte de).

A todo esto, por qué defender lo indefendible.

Anuncios

Acerca de Dalila Andriano

Periodista, deportista, clinomaniaca y ahora toda una #SeñoraDeLaCasa.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s