Año de separaciones 

Se cumple un año de la foto que ella le tomó a él y otra en el camión después de haber tenido una gran noche y no haber dormido nada. Ellos siguen juntos y felices. Ella y él se separaron. 

Él estaba con ella, la escuchaba, la regañaba, la consolaba, la hacía comer, levantarse, mirar el sol, leer y ver películas, ahora sólo estará a mínimo ocho horas y miles de kilómetros. Él se fue. Ellos se separaron, pero sólo en distancia. 

Él creció, no maduró pero si cambió su forma de ver el mundo, ahora es más difícil la comunicación. Ellos se separaron, aunque espera que todo sea momentáneo. 

Ella pensaba tener un amig@, alguien que dejó de hacerse presente por cientos de días. Esa persona realmente no era quien ella pensaba, antes hubiera muerto por una simple charla acompañada de una taza de té, ahora ni eso. Ellos se separaron, pero siguen en el mismo país. 

Ella lo esperaba, anhelaba que todo cambiara, que no se fuera a otro lado sin ella, que la familia se unificara, que la quisiera por siempre, que diera todo por ella, que cambiara. Ella lo entendió todo mientras él bebía cervezas con la chica que lo amaba en secreto. Hoy no sienten más nada. Ellos se separaron. 

¿Y si en realidad ella no se separó de nadie, si todos siguen juntos y los une algo? Sí, el pasado. 

Pero hay que avanzar y crear nuevas historias. 

Alguna vez alguien dijo que las separaciones traen crecimiento a la vida, pues lo sufres, le lloras, pero al final eso te hace fuerte y aprender del bendito pasado. 

Ella recuerda las separaciones de un año atrás, pero solo es eso. Ahora vive las uniones. 

Anuncios
Publicado en Amor | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Caben tres en la cama 

Ella había sido infiel. Él no lo sabe.

Ella nunca pudo decírselo, no es fácil decirle a alguien que lo has engañado cuando tiempo atrás le aseguró que era el amor de su vida, el único hombre que amaría para la eternidad pasara lo que pasara, el que dejaría huella y con el que sí querría formar una familia. No, definitivamente no es fácil.

Ella nunca lo había confesado, pues tenía una excusa perfecta. Algo con lo que sólo ella no se sentía mal y al repetírselo no admitía su infidelidad.

Él le mintió primero.

Recuerda que la primera vez que lo hizo, porque no fue sólo una, lo hizo por venganza. Pero, ¿qué venganza es la que no se le cuenta para que se llene de dolor la otra persona mientras uno lo disfruta? Sólo ella lo sabe.

En el fondo se sentía justo, pues él le había mentido muchas veces. Desde las llegadas tarde a casa, las llamadas, los mensajes, las ausencias, esto ocurrió en una de ellas.

Él se ausentó primero una semana, luego dos, tres, cuatro, ella perdió la cuenta. Una enfermedad extraña en diferentes personas lo llevó a siquiera mandar mensajes “porque lo distraían”.

Ella no podía más. Recuerda el dolor de llegar a una casa sola, una cama vacía y la falta de caricias.

Esto se solucionó. Una llamada rápido, un trago, dos. Una persona que nunca la dejaba. En la noche la acompañaba a casa, cenaba con ella, (pues antes no le gustaba ingerir alimentos sola), y después unos tragos la animaban a meterse a una cama fría.

Un día esto cambió. Ella invitó a su nueva pareja a dormir y ocupar el lugar de él. Aunque no hubo sexo, sí caricias, por un momento llenó el vacío de la persona que decía era su Andrómeda.

Pasó el tiempo, él le pidió volver a ocupar la misma cama, pero ahora una renovada.

Ella aceptó, pues el amor de tu vida sólo llega una vez (sigue creyendo esto en su lado oscuro y cursi).

Pero, cuando alguien miente una vez, miente toda su vida. Así que…

Tiempo después ella ocupó su cama con otro. Alguien que siempre estuvo, alguien que le gustaba y de quién se enamoró, pero una noche cumplió con el cometido aunque no hubo sexo.

Ella no sabe si volverá a ocurrir, pues aquella vez actuó sin pensar, con frialdad y vengaza. Y esto, no justifica una infidelidad, pero por qué mentir, por qué jurar amor eterno y hacer promesas falsas. Ella nunca lo sabrá y ahora empezará a describir que sienten estas personas.

Publicado en Amor | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

El sueño terminó

Todas las relaciones son la misma cosa, al menos ella así pensaba antes de conocerlo.

Ella se volvió a enamorar, pero esto no es algo nuevo, ya había amado antes, todos ya han amado antes.

Era un sueño hecho realidad, aunque ella no se lo dijo, porque ya se lo había dicho a otro hombre antes y no quería repetir las mismas frases con las que se entregó por completo.

Esta vez lo quería hacer diferente, ella no quiso decir lo que para alguien ya había pensando tiempo atrás. Eso fue único y en su momento para personas que se quedarían hasta la eternidad, ella muy ilusa creía eso.

Así que ya un poco decepcionada del amor, de las relaciones, del “para siempre” que todos dicen alguna vez, pero rara vez se cumple, ella decidió empezar algo, pero ya con el cerebro y no con el corazón.

Todo iba bien, hasta que las mentiras empezaron, el sueño terminó, la realidad llegó.

Si algo había perfeccionado durante 10 años era la venganza, ella empezaría a hacer lo mismo, ¿por qué? Miedo acaso, pero a qué.

Ella tenía miedo de que le hicieran lo mismo, él le había mentido y entonces ella se había vengado.

Pero sus venganzas no eran normales, nunca se las había contado a los hombres de tiempo atrás, se las quedaba, las guardaba, las atesoraba como sus pecados más imprudentes, irreflexivo y descuidados.

El sueño terminó, ahora comienza la insensatez para planear algo que sólo ella guardará.

Publicado en Amor | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Te extraño 

Como el olor de las rosas rojas en la casa.

Como las palomitas caseras que faltan.

Como la comida favorita que ya no se prepara.

Como el beso que me pedías que no te daba.

Como las trampas que le ponen sabor a la vida.

Como las luchitas que siempre se necesitan para conocer la resistencia.

Como los regaños y celos que te hacen valorar un amor.

Como los pasteles del 5 de enero.

Como la guía del hombre que te hace reflexionar y tomar una decisión.

Como las travesuras que prohíben en la infancia.

Como a cualquier órgano del cuerpo que ya no está.

Como la chamarra que siempre olvidas y pasas frío.

Como la mano que quieres que alguien tome y te lleve a cualquier lugar.

Como el hombro que necesitas cuando todo va mal.

Como todos y cada uno de los días el resto de mi vida.

Como el miedo que necesita tu cuerpo para saber qué sigues vivo.

Te extraño hoy en 1 de julio.

Publicado en Amor | Etiquetado , | Deja un comentario

Carta al abuso de confianza 

Todo comenzó hace casi 13 años. Una relación en la que más que amistad, había hermandad.

Pasaron los años aumentó la confianza y el amor.

Conocí a toda tu familia, te abrí mi casa a pesar de tus mentiras y te presenté a la mía.

Lloramos juntas. Nos contamos nuestras primeras veces de muchas cosas. Nos regañamos de tonterías. Nos cuidamos. Nos extrañamos. Nos escribíamos.

El tiempo seguía y nuestra relación se fortalecía o al menos eso creía.

Las llamadas por teléfono eran interminables. No recuerdo de qué tanto hablábamos o de qué podíamos hacerlo si nos veíamos todo el tiempo.

Los años pasaron. Crecimos. Así como las noches en tu casa bebiendo y platicando con tu madre. Hasta esa confianza llegamos.

Recuerdo aquella vez en la que habló conmigo para que te insistiera en que siguieras estudiando y así lo hice.

Hubo fiestas, bodas, cumpleaños y embarazos. En todas quise que estuvieras, pues eras la relación más fuerte que consolidé.

Después qué pasó. ¿Todo cambio? Cambiaste tú. Porque mi confianza y amistad siguió hasta hoy, pues yo puedo permitir tus mentiras, tus falsedades, tus hipocresías, pero que las hagas a mi familia. Eso no.

Te brindé la confianza, un trabajo, mi casa, mi familia y lo tiraste por la borda.

Ahora no sé si creer en el robo sospechoso en el cual participaste, en los hombres que metías, en el dinero que faltó, en el problema que sabemos que no existe, pues mi habilidad para conocer la verdad es increíble.

Ahora sé que no te creo, que fue abuso de confianza, que lo que alguna vez te ofrecí hoy te lo quito todo de tajo.

Gracias a ti hoy sé que la gente se puede convertir en lo peor y que no hay que confiar en nadie, menos en ti pues no eres persona digna de mi confianza ni de tu familia ni de mucha gente más.

Ahora sé por qué la gente obtiene lo que merece, ahora sé que no te merezco y por eso mismo espero nunca más verte cerca ni de mí ni de nadie quien conozca.

Gracias por la falsa amistad que hubo porque fue más grande tu falta de compromiso. 

¿Qué más fue mentira además de ti?

| Etiquetado , | Deja un comentario

Dejamos de brillar 

En qué momento pasó, cómo te fuiste alejando tanto de mí.

No me explico porque ya no nos vemos, porque hay tantos pretextos.

Ahora estamos lejos, pero ¿así lo quisimos?

Dejamos de brillar juntos o sólo soy yo la que no ve el brillo.

Quiero brillar, ¿quieres brillar?
Quiero que estemos juntos, pero a la vez no.

Brillaré, sígueme que yo te guío.

Publicado en Amor | Etiquetado , , | Deja un comentario

Canciones de amor, moda o novedad

Todo empezó con un “busca a un hombre que no tenga todo lo malo que tengo yo”, ella lo encontró sin pedirlo ni buscarlo.

Ella odiaría ser comparada, pero es la primera vez que piensa que por fin encontró al mejor hombre con el que pudo toparse y esto es normal, creo que hasta cierto punto todos en la vida lo encontramos, que lo dejemos ir ya es otra cosa.

Pero este es un hombre diferente, uno sin ataduras, lleno de amor real, sentimientos sinceros, un humor simple y tonto a veces, pero con ganas de conquistar el mundo a su lado.

Quizá para ella sea pronto, pero quién marca el tiempo, la edad, la distancia, el tamaño del amor y compromisos, sólo ellos.

“Te encontré, yo te conquisté y ahora no te soltaré. Eres y serás el hombre de mi vida, mientras respire”.

“Llegaste en primavera y se convirtió en la mejor época y temporada de mi vida. ¿Estás dispuesto a la eternidad?”.

“¿Estás listo para luchar contra el mundo, contra nuestros demonios, contra el tiempo, contra todo por esto a lo que llamamos amor?”.

“Es posible que después de que trituren tu corazón, lo revuelvas en la licuadora y lo pongas a secar al sol, todo cambie, el tiempo ayude, tu dolor sane y esté listo para volver a amar, o para empezar a hacerlo porque alguien nuevo te enseñe a hacerlo”.

“Sin mentiras me entrego por completo a este amor que te tengo que ya es imposible tenerlo debajo de las cobijas como nuestro primer beso”.

Publicado en Amor | Etiquetado , , , , , | 1 Comentario